Consejos para ahorrar el mayor porcentaje de tu sueldo cada mes

11 Mar

Como comienzo, merece la pena destacar que, frecuentemente, las personas perciben sus ingresos y sus gastos «como algo estático«, conforme Joselyn Quintero, consejera financiera y especialista en neurofinanzas. Por ejemplo, si ganas 1.000 euros, gastas 900 euros y solo puedes ahorrar 100 euros, ejemplifica. Entonces, el ahorro también «parece algo estático y no nos movemos de ahí», destaca.

Desde su punto de vista, el secreto está en entender que «los gastos no tienen por qué ser estáticos y los ahorros, tampoco«. Todo es resultado de nuestra dinámica con el dinero, las prioridades de nuestra vida y las formas de vivir. Eso es algo que muy pocas veces «revisamos conscientemente».

En opinión de Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank, hay que tener una planificación «completamente apropiada a la retribución que tenemos mensualmente». Por esto, es primordial que sepas «adónde destinas tu dinero cada mes para mirar qué ajustes puedas hacer desde el punto de vista del ahorro».

Para aumentar el porcentaje del dinero que se ahorra, lo primero que debemos hacer es comprender «para qué deseamos ahorrar más», por el hecho de que el motivo siempre afecta, examina Quintero. Y es que hay personas que se pasan la vida diciendo que no ganan lo bastante para ahorrar y, de repente, aparece el motivo poderoso y de peso que les hizo apartar «más dinero en un año», asegura. Ahorrar por ahorrar no es bastante para la gran mayoría de las personas.

Lo segundo es revisar «tus gastos actuales tanto en categorías (casa, comida, entretenimiento)», como en desembolsos «dentro de estas categorías (renta, alimentos, mantenimiento de la casa)» o decisiones de compra dentro de «la categoría (relación calidad/precio)», comenta Quintero.

Un ejemplo es el ahorro que se genera en el supermercado al escoger productos de marca blanca en lugar de productos de marca. En solo 3 o 4 productos de marca blanca puede haber ahorros de hasta 6 euros, sin deteriorar la calidad de vida, sino enfocando la relación calidad/precio en las compras.

Para Torre, estas áreas son esenciales para, por último, conseguir un nivel de ahorro más «constante en el largo plazo», ya que «todo suma cuando hacemos un balance final» en el instante en el que concluye el ejercicio.

Lo tercero es, habiendo entendido cuánto puedes ahorrar conforme las estimaciones, redefinir el presupuesto personal, «calcular cuál puede ser el nuevo ahorro y separarlo de la cuenta de ingresos apenas entre el dinero», está diciendo Quintero. Una vez veas menos dinero en la cuenta de gastos, «eso es lo que gastarás», agrega. La mente siempre se ajusta a lo que está disponible, sea poco o sea mucho.

Gastos a eludir

El segundo gasto al que debemos prestar atención, alén del diferencia entre productos de marca blanca o mercantil, son los gastos de «seguros o comisiones«, que no lo miramos tan con facilidad, asevera la especialista en neurofinanzas, que estima que se puede llegar a ahorrar unos 500 euros al año en seguros, lo cual representa 1,38 euros de seguros ahorrados por día.

El asunto central está en dejar de subestimar un euro de ahorros y comenzar a observarlo en un contexto mensual, añal o además de por vida.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.