¿Cuánto dinero hay que ahorrar para hacer un fondo de emergencia?

10 Mar

Ahorrar es el gran desafío económico de cada domicilio, una voluntad con la que no siempre se puede cumplir. Pero contar con un colchón económico que nos ponga a salvo de imprevistos, alén del patrimonio o las inversiones con las que contemos, es primordial.

Por esto, en el lenguaje de las finanzas individuales se maneja el significado de fondo de emergencia. La idea alude a una cantidad de ahorro líquido, esto es, con facilidad para recurrir a él, y suciciente para cubrir nuevos gastos, de vez en cuando sobrevenidos, pero que no necesariamente sean asombrosos.

Perder el empleo, cambios en la hipoteca, un alquiler más alto, una obra en casa, una avería en el vehículo, gastos imprevistos para actividades de los hijos… Hay múltiples motivos que, puntualmente, pueden tensar nuestro presupuesto. En estos casos, contar con un fondo que nos ayude es importante.

Pero, ¿qué es un fondo de emergencia?

Un fondo de emergencia es una cantidad de dinero reservada en una cuenta de ahorro o un depósito que nos deje disponer de él sin coste. Eso es importante para poder destinarlo a gastos no contemplados en nuestras predicciones y no hacer falta ayuda, por ejemplo, en forma de préstamos. Es conveniente que esta cuenta este separada de otras a las que recurramos para los gastos del día a día.

Contar con un fondo de emergencia es importante para salvar estos imprevistos que, pese a que en algunas ocasiones nos resultan lejanos, no son extraños, y nos aporta seguridad y tranquilidad en el día a día. Además, recurrir a él nos evitaría los trámites y los gastos –los intereses– asociados a su alternativa: los préstamos personales de los bancos y otras entidades de préstamo. También nos salvará del precio de recurrir a otras formas de ahorro o inversión: vender propiedades o acciones, cancelar fondos€

¿Cuánto dinero hay que destinar a un fondo de emergencia?

Si tenemos ahorros de sobra, no deberemos preocuparnos en exceso, pero si nos atenemos al significado de fondo de emergencia, hay que saber que nos referimos a un ahorro líquido, esto es, simple de recuperar. Por esto, inversiones como las inmobiliarias, en acciones o fondos de inversión no entrarían en este significado. Por fondo de inversión se comprende el dinero ahorrado en una cuenta corriente, una cuenta remunerada o un depósito a plazo fijo sin una fuerte comisión por anulación.

La cantidad va a depender de los gastos habituales –hipotecas, alquileres, consumos– de los ahorradores, pero un fondo de emergencia supondrá al menos tres meses de todos los gastos de un domicilio, bien que es conveniente reunir las necesidades de algo más, hasta medio año, por ejemplo.

Reunir al menos esta cantidad es el mayor desafío para quienes tienen problemas para ahorrar. Un consejo es procurar destinar cerca de un 10% de los ingresos de cada mes, hasta reunir una cantidad bastante que nos deje vivir de una forma más desahogada.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.